top of page

El clima afecta el estado de ánimo ¿MITO O REALIDAD?

El verano ya llegó y se sienten las altas temperaturas y la intensidad del calor.

En ocasiones, nos preguntamos si nuestro humor y estado anímico se relaciona con la estación del año en la que estamos o con el clima y lo más importante, de ser así, si hay algo que podamos hacer para minimizar el impacto.


A nivel psico-físico el cambio brusco de temperatura, presión, humedad genera cambios en nuestro organismo (alergias, crisis asmáticas, afecciones de piel, etc) y también en nuestra psiquis, pudiendo verse afectado el humor.


La realidad es que el clima puede llegar a afectar el estado anímico, asociado con el nivel de energía, la motivación, la iniciativa así como también emociones negativas como la tristeza, angustia, y nostalgia.

Asimismo, el grado de afectación va a depender básicamente de:

  • El perfil psicológico de la persona

  • El estilo de pensamiento (negativo/positivo)

  • La genética (lo hereditario)

  • El estado de salud general

Actualmente y gracias a estudios científicos podemos afirmar que el clima frío produce enlentecimiento del metabolismo y descenso en el ánimo.

La lluvia y las pocas horas de luz natural generan en algunas personas sentimiento de tristeza, desanimo, desgano, entre otras.

En aquellas personas que presentan un estilo cognitivo negativo, es decir que tienen una tendencia al pesimismo, o rasgos de depresión clínica, estos síntomas se muestran más intensos.


Situación que he constatado en la consulta clínica con pacientes que presentan este tipo de perfil.

No obstante, el hecho de “psicoeducar” al paciente al respecto

(explicarles los efectos adversos del invierno en el humor) ayuda muchísimos a generar consciencia y tomar medidas correctivas para modificarlo, ya que de lo contrario estarían 3 meses padeciendo esta sintomatología.


¿Qué hacer para contrarrestar los efectos negativos del invierno?

  • Mantener un pensamiento positivo

  • Sobreponerse ante el desánimo y emociones negativas

  • Realizar ejercicio físico (2 a 3 veces a la semana)

  • Generar salidas y actividades puertas hacia afuera

  • Favorecer la interacción social

Nunca mejor dicho “Al mal tiempo buena cara”


En cambio, el clima cálido, la exposición a los rayos solares y al aire, el contacto con el agua, espacios verdes y la naturaleza en general provocan cierto estado de alegría, motivación y hasta en ocasiones exaltación, dependiendo siempre de la persona, su perfil psicológico y su contexto actual.


Cabe destacar la importancia de la exponerse por lo menos unos 15 minutos diarios a los rayos solares, en horas permitidas y con la protección solar adecuada, ya que biológicamente activan la segregación en el cerebro de una hormona llamada serotonina, responsable de la capacidad de concentración, así como de nuestra tranquilidad.

Asimismo, la exposición a la luz solar ayuda a la fijación de la vitamina D, la que también se relaciona con el nivel de energía y ánimo.


Los invito a disfrutar a pleno del verano, beneficiándose física y mentalmente, recuperando energía para comenzar el nuevo año desarrollando todo tu potencial.

Recordemos que el pensamiento positivo siempre oficia de protector, minimizando el impacto negativo de los cambios climáticos en nuestro estado anímico.


Ya sabes, si sos de los que te afecta el clima, pone en práctica estas sugerencias concretas y contame, qué tal te han resultado…

Con cariño,

Sabina





59 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page