top of page

Fenómeno Barbie: Abordaje desde la Psicoestética

Es de público conocimiento que la muñeca más famosa de la historia; Barbie, quien nos acompaña desde hace 50 años y ha sido el juguete predilecto de varias generaciones, hoy se renueva con el estreno de su nueva película, causando furor a nivel global, al punto que hablamos de una Barbie Manía, o Barbie Boom, donde las marcas de ropa, accesorios, etc, se suman día a día a este fenómeno comercial.

Fotograma de la película "Barbie".

Psicólogos estadounidenses, han estudiado este fenómeno a nivel emocional e identifican el éxito de Barbie con una emoción que le genera popularidad atemporal, estamos hablando de la nostalgia.

En este sentido, estudios recientes revelan que las marcas que apuntan a generar recuerdos de momentos anteriores, generando esa sensación de nostalgia en el consumidor, siendo estas las marcas preferidas por los usuarios y clientes.


La nostalgia, impacta en todas las áreas de nuestra vida, provocando un reforzamiento de las conexiones sociales, fortaleciendo autoestima y evitando el estrés negativo y crónico (distrés).

Estudios publicados en “The Journal of Personality and Social Psychology”, señala el poder existencial de la nostalgia como una fuente poderosa para resignificar nuestra vida.


Volviendo a Barbie como personaje, conceptualmente “Mattel Dolls”, sus creadores, han sabido adaptar su mensaje a las tendencia actuales.

La muñeca pasó de mostrar una vida con cierta tendencia a la superficialidad, caracterizada por el consumo de ropa, accesorios y elementos materiales, el estatus socio-económico alto, el hecho de focalizarse en forma exaservada en su imagen personal y belleza estereotípica de una chica rubia, de cabello largo y lacio, alta, delgada y de ojos azules, a ser una chica profesional, con diversidad de labores y actividades “no tan típicas de una mujer” , que trabaja y tiene aspiraciones y motivación para el mundo laboral.

La nueva Barbie, se muestra mucho más vanguardista y siguiendo la tendencia mundial en relación al proceso de transformación al que asiste actualmente la mujer, en todas las áreas y roles.

Hoy es una chica empoderada, líder, segura de sí misma, con autoestima ajustada, que disfruta de valores como la amistad, el compartir, las actividades grupales y la interacción social, así como del desarrollo de su profesión o desarrollo laboral.


No obstante y hasta hace no tanto años, la muñeca ha transmitido otros valores y modelos de belleza que acompasaban el momento socio-histórico-cultural por el que atravesaba la mujer.


En este sentido, y si bien los niños presentan un juego simbólico donde van adjudicando distintas características e identidades a cada juguete, un alto porcentaje de las niñas y adolescentes que su infancia fue signada casi exclusivamente por el juego con Barbie,

anhelaban ser como ella y fundamentalmente verse como ella para sentirse felices, asociando la belleza y cierto modelo de armonía física con altos índices de bienestar.

Modelo que a nivel del colectivo y social aún se encuentra presente aunque en menor, generando alto grado de frustración, ansiedad, preocupación entre otras emociones negativas, así como también una autoestima desequilibrada y disminuida.

Una vez más, sabemos que ningún rasgo psicológico o patrón de conducta presenta una causa única, es decir que, si tu hija juega con muñecas Barbie no significa que su autoestima vaya a estar impactada negativamente o que su objetivo sea ser rubia, alta, esbelta y con una casa y coche de ensueño.

Cada niño irá incorporando mensajes provenientes del ambiente de acuerdo a su estilo de crianza, experiencias y vivencias, etc.


Desde las sesiones de Psicoestética, hemos utilizado como disparador este “Boom de Barbie” para reforzar la importancia del autocuidado y de lograr esa imagen personal que nos brinda seguridad, autoconfianza y que colabora con una autoestima fortalecida, pero fundamentalmente nos hemos focalizado en la necesidad de descentrarnos de este modelo estereotipado de belleza que a modo de “imago colectivo” se nos ha mostrado y “vendido” en algún sentido.

Generando gran sensación de frustración y fracaso en la medida de que no logran alcanzar este modelo estético y de belleza.


La idea es buscar nuestro equilibrio mente-cuerpo-espíritu, desde el interior hacia el exterior, valorando otras cualidades y fortalezas que no se vinculan directamente con el aspecto físico.

Cuando nos referimos a la imagen personal, lo saludable es orientar nuestros hábitos, conductas y estilo de pensamiento e interpretación de la realidad hacia un silueta y rostro que nos haga sentir cómodos, seguros, independientemente de cánones y modelos de belleza ficticios e irreales o de que sean tendencia.

Fotograma de la película "Barbie".

En este sentido, la película de Barbie nos deja ciertos aprendizajes en cuando a lo que deberíamos incorporar en nuestras vidas y a en relación a lo que justamente no resulta saludable para nuestra autoestima, bienestar integral, calidad de vida y finalmente en cuanto a la satisfacción que nos proporciona el espejo cuando hemos encontrado ese equilibrio entre lo emocional y lo físico, lo psicológico y lo corporal, nuestro mundo interior y lo que proyectamos desde nuestra apariencia física.


Independientemente de una moda, tendencia o ícono comercial, es sumamente importante; contar con una fortaleza interior, una autopercepción acorde y realista, conjuntamente con una autoestima equilibrada, lo que nos va a permitir discernir de forma clara y concreta entre modelos y estereotipos de belleza y estilo de vida impuestos comercialmente y la imagen personal que realmente nos representa desde nuestro interior hacia el afuera.

Sinceramente, agradezco contar con este abordaje de Psicoestética que tanta satisfacción nos da día a día, que claramente nos permite ayudar a tantas personas en su proceso hacia una imagen personal potenciada, genuina y por consiguiente al bienestar integral y autoestima fortalecida.


En las consultas de Psicoestética acompañamos y orientamos tu proceso de equilibrio mundo interno- mundo exterior, autocuidado personal y autoestima, en concordancia con la etapa vital en la que te encontras.

¡Te invito a conectar con tu ser interior y tu valor como ser humano, a sentirte y verte cada día mejor, logrando tu mejor versión!

Con cariño,

Sabina


42 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page